jueves, 16 de febrero de 2012

'Promoción fantasma', gran humor con ecos ochenteros

Hace pocas semanas os hablaba de No controles de Borja Cobeaga como un claro ejemplo de la nueva ola de la comedia española y mi compañera Maria del Mar se refería a ella muy acertadamente con otro ejemplo el pasado jueves en su crítica de Primos de Daniel Sánchez Arévalo. Hoy os traigo una cinta que también debe incluirse en este saco, el segundo trabajo del director Javier Ruiz Caldera, Promoción Fantasma.


Con el cine español, y más con la comedia española, se tienen, muy a mi pesar, muchos prejuicios, algunos fundamentados, otros sacados de contexto y con un odio descarnado del todo injustificado. Este hecho provoca que una película como Pomoción Fantasma sea vista con desprecio por un sector amplio del público. Y es una pena, no saben lo que se pierden.

También hay que tener claro que no es una película para todos los gustos, sobre todo, está pensada para adolescentes de ahora y los que lo eran en los años 80, pero todo el mundo la puede disfrutar en todo su esplendor, puesto que es una buena comedia. Ruiz Caldera debutó en el largo con la notable Spanish movie, un ejercicio de spoof movie muy encomiable y que ponía de relieve las ganas de hacer un cine español que se fije en su público.

Promoción Fantasma es una cinta con ecos de todo el cine juvenil de los 80, aquel de la fábrica de John Hughes (El club de los cinco, Todo en un día), unido al humor del catódico Muchachada Nui (o Museo Coconut) y al buen hacer de un equipo técnico y actoral. El guión tiene sus más y sus menos, la mayoría son pros como diálogos muy bien encontrados, un protagonista icónico, personajes ingeniosos –el psiquiatra es desternillante- y un desarrollo equilibrado. Por otro lado, sus contras no estropean el conjunto, pero sí que deslucen el resultado final como las incongruencias de guión entre los alumnos muertos y los vivos o un deje excesivo hacia la comedia romántica. Con todo, el film es un poco irregular y es menos redonda que su predecesora, algunos pasajes tienen un bajón de intensidad, pero con esmero otros levantan el filón.

Los amantes del género encontrarán momentos tronchantes como las sesiones en la consulta del psiquiatra, las locuras de la conserje o los comentarios del director del AMPA. La galería de personajes es muy variopinta y cada uno se quedará con uno –un servidor con el psiquíatra- , ahora bien, el Modesto protagónico, un profesor joven, tierno, entrañable, marginado, incomprendido e introspectivo es el que tiene mayor peso y con el que el espectador puede sentirse identificado.

Y gran parte de esto es obra de Raúl Arévalo, uno de los mejores actores españoles del momento, que en esta película demuestra que tiene unos recursos interpretativos inagotables. A su lado, brillan otros actores de la comedia reciente como Alexandra Jiménez, Silvia Abril, Carlos Areces o Joaquín Reyes y, evidentemente, un elenco juvenil que cumple con creces del cual destaca la magnífica Aura Garrido y Javier Bódalo.

Promoción Fantasma tiene un único objetivo doble: hacer reír y hacer pasar un buen rato. Lo logra y con un resultado, a veces irregular, pero con acabado bien pulido. No duden en ver esta comedia estos días si lo que les apetece es reír, y reír bien.

Lo mejor: Joaquín Reyes y su psiquiatra

Lo peor: Tiene momentos de baja intensidad cómica


Nota: 6




PD: ¿Qué os ha parecido aquellos que la hayáis visto? ¿Qué comedias españolas recientes destacáis y cuáles detestáis?

1 comentario:

  1. Hemos coincidido en la crítica jeje, yo le he puesto un 5,9. Un saludo!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...