lunes, 11 de agosto de 2014

‘Mil veces buenas noches’ - rabia, responsabilidad, vida


Hacer una fotografía, vincularse emocionalmente con el horror de la guerra a través del objetivo de la cámara, publicarla, esperar y ver cómo occidente está más interesado en los nuevos zapatos de Paris Hilton. En una palabra: rabia. Al mismo tiempo, ser incapaz de negar a tu familia una cotidianidad basada en la seguridad y llena de actividades insustanciales y en parte estúpidas comparadas con lo que está pasando en la otra cara del mundo. Pasión por el trabajo, responsabilidad moral y supervivencia personal son solo algunos de los temas que presenta Mil veces buenas noches, el nuevo largometraje del noruego Erik Popper. 


Con un inicio digno de todo elogio en cuanto a narración, fotografía, montaje, dirección e interpretación, la cinta nos narra la historia de Rebecca, una reportera gráfica especializada en cubrir zonas en guerra que, después de quedar herida por... (continuar leyendo...)  


Lo mejor: la interpretación de Juliette Binoche, el tratamiento de su personaje y el cómo se plantea el tema en la cinta. 

Lo peor: que después del mal cuerpo con que nos deja la cinta, volvemos a casa, cenamos y nos vamos a dormir sin volver a pensar en lo que hemos visto. 

Nota: 7


El contenido original de esta entrada pertenece a MySofa. Para leer el contenido entero entra aq.

1 comentario:

  1. Muy buena, definitivamente, tienen que verla. ¿Cómo lograr el equilibrio entre los afectos y la pasión profesional? Es complicado ¿no lo creen? Mil Veces Buenas Noches , aborda esa tirantez entre lo que se debe y lo que se quiere hacer es el eje principal del film de Poppe. Y en ese desarrollo, el director noruego plasma de forma correcta, respaldado por la gran actuación de Binoche, la cotidianeidad de los reporteros de guerra: las situaciones a las que se enfrentan y el deseo de que, el captar una imagen, no sea sólo eso sino el hacer visible a una persona o momento, sin permitir que pase inadvertida. En definitiva este film tiene la capacidad de atrapar al espectador. El inicio y el final son dos momentos claves que le aportan un cierre narrativo a la historia, pero no es suficiente porque esa expectativa no se mantiene durante toda la película.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...