viernes, 7 de diciembre de 2012

'El origen de los guardianes', se vive de ilusión y esperanza

La ilusión de los niños para vivir en un imaginario colectivo feliz y la esperanza de los guardianes para mantener la paz en el mundo y salvaguardar la inocencia de los más pequeños. Los dos frente al miedo que encarnan, literalmente, las peores pesadillas (el malo de la función). Sobre esta idea versa el nuevo film animado de DreamWorks, El origen de los guardianes es una buena aventura sobre el creer y la búsqueda interior de uno mismo.

Jack Escarcha es el típico héroe de la función: se encuentra un mundo con una amenaza (Pitch, o sea, el Coco), es elegido para derrotar el mal, tiene dudas sobre aceptar el encargo, pero, finalmente, tras un dilema moral, accede a ello. En varios momentos del film, estos saltos narrativos son muy abruptos y el relato avanza muy rápidamente y deja al espectador descolocado; hay fallos de guión y montaje que se entienden por el contexto y el conocimiento previo, puesto que la historia es tópica sin más.

El origen de los guardianes es una suerte de Los vengadores reuniendo a todos los iconos mitológicos (mejor dicho, seres ilusionadores) de la infancia: Santa Claus, el Conejo de Pascua, el Creador de Sueños y el Hada de los Dientes (nuestro Ratoncito Pérez que, por cierto, tiene un divertido cameo). La unión de esta patrulla engendradora de felicidad junto a Jack Escarcha se convierte en la enésima disyuntiva entre el bien y el mal, eso sí, con el interés añadido de un buen material de partida en que los temores se apoderan y entorpecen el camino propio.

Aún así, el desarrollo no deja lugar a la sorpresa y todo resulta previsible: la relación entre Jack y el Conejo de Pascua, el viaje del héroe (pasado traumático incluido) y, paradójico, que el que crea sueños sea el que muere y resucita. El protagonismo de Jack Escarcha tiene mucho juego pero tampoco tiene un buen estudio del personaje, por ejemplo, requeriría de un mayor trabajo en la relación con Jamie. Notable trabajo técnico de animación (el diseño de personajes no acaba de ser del agrado de un servidor), pero, sobre todo, nostálgica, cándida y lúcida banda sonora de Alexandre Desplat, el plato fuerte de la película.


El origen de los guardianes es un entretenimiento digno, entrañable y nostálgico, pero deja el regusto de que podría haber sido algu mucho más potente y redondo. Su rapidez y un guión flojo le pasan factura, pero compensa sobradamente el derroche de ilusión, la buena dosis de cine de aventuras, la magistral música de Desplat y la dicotomía entre ilusión/esperanza ante miedo/pérdida.

Lo mejor: La excelente música de Alexandre Desplat

Lo peor: No aprovecha lo que tiene en sus manos

Nota: 6

El contenido de esta entrada pertenece a MySofa. Consúltalo aquí.

5 comentarios:

  1. Coincido: tiene una animación fantástica y buena técnica a todos los niveles, pero no lo aprovecha porque la historia es demasiado simplona! Parece que tenemos gustos parecidos porque los personajes que decoran tu título pertenecen a mis películas favoritas, así que me añado tu blog sin falta! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D ¡Muchas gracias! Nos apuntamos también el tuyo -en su título también tienes algunas de nuestras favoritas :)-. Por cierto, ¡currado artículo sobre el vesturario!

      ¡Esperamos poder comentar y compartir mucho cine!

      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. No hay nada de la Dreamwors que no despierte toda mi pereza... Y que se presente como una de las fuertes aspirantes a los Oscar? Con las maravillas animadas de este año? Como están las cosas...

    ResponderEliminar
  3. Me apetece coger a mi hijo e ir a verla mañana mismo,estamos jugando al videojuego y nos tiene a los dos enganchadísimos y queremos ver a los personajes en acción,me lo llevaré a verla en 3D,buen artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya nos dirás qué tal!

      ¡Gracias por pasarte, un saludo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...