lunes, 24 de octubre de 2011

PIXAR, el gran cine de Hollywood de la actualidad - El enigma Rosebud, solución

Nueva semana, nueva solución al Enigma Rosebud. Esta vez era muy fácil y es que reconocer una cinta de animación no tiene muchas dificultades para reconocerla. Efectivamente, se trata de una de las obras cumbres del cine de animación, Ratatouille (Brad Bird, 2007). Pero este Enigma Rosebud no es solo dedicado a la película de la simpática rata, sino a toda la obra de PIXAR, la gran fábrica de sueños de la actualidad y de donde sale el mejor cine hollywoodiense de nuestros tiempos. Celebramos sus 25 años en este 2011:




No es momento de extenderse (pueden buscar el proceso de creación de PIXAR en cualquier sitio) pero es fruto de la conjunción de tres hombres: George Lucas (fundó una empresa dedicada a investigar el cine por ordenador, Graphics Group en 1979), John Lasseter (despedido de Disney, entró en 1984 e hizo el primer germen de todo, el corto Las aventuras de André y Wally) y Steve Jobbs (desterrado de Apple y con siete millones de euros, refundó la empresa y le puso otro nombre surgido de pixel y art, PIXAR).


Lasseter, bajo órdenes de Lucas, investigó en el terreno de la animación, de ahí ese corto. Ya en 1986 (punto donde empieza la historia oficial de PIXAR) crea el corto icónico Luxo Jr. -con la famosa lámpara de protagonista-. Los primeros años se pierde dinero, solo se desarrollan cortos (uno de ellos, Tin Toy se lleva el Oscar en 1988) y Steve Jobbs decide vender la empresa. ¿Solución? Acuerdo con la Disney: PIXAR se compromete a realizar tres películas a cambio de 18'2 millones de dólares y su posterior distribución con el sello Disney bajo el brazo (inmensa publicidad, claro está).

Así pues, llegó el primer largometraje: Toy Story, dirigida por el propio John Lasseter. Una cinta que supuso un antes y un después en el cine de animación, aplaudida por crítica y público (fue la más taquillera en 1995). El éxito es bien claro, fuera de su gran demostración de nuevas tecnologías y de calidad infantil, era una película con alma, el ADN de las películas de PIXAR.

A partir de aquí, la historia es de sobras conocidas, casi siempre, una obra maestra por año ya sea con juguetes vivos, ratas cocineras, peces desmemoriados, robots solitarios o viejos cascarrabias. PIXAR ha acercado el cine de animación comercial al gran público (más de lo que hizo Disney), ha derramado lágrimas, ha hecho reír, ha creado personajes inolvidables, ha emocionado, ha hecho reflexionar, ha hecho arte una y otra vez.

La alma de sus películas de la que os hablaba antes es la emoción, el amor por el trabajo que respiran todas y cada una de sus películas y el paso gigante que dan con cada film. Sus películas hablan de los problemas de la vida: la amistad (la trilogía Toy Story), el compañerismo (Bichos),
la sociedad del terror y el control (Monstruos S.A.), las relaciones paterno-filiales (Buscando a Nemo), la unión familiar (Los increíbles, sí, con su discurso republicano, ¿y qué?), los problemas del éxito (el díptico de Cars), las desigualdades y el poder del deseo (Ratatouille), la evolución de la especie humana (Wall·E) y la aventura de la vida, los pequeños placeres (Up). A su vez, han tocado casi todos los géneros: drama, comedia, ciencia ficción, aventuras, acción y, el próximo año, fantasía con una cinta que promete, y mucho, Brave.

Ante tanto film y corto exitoso (todos han recaudado más de 4.000 millones de euros en todo el mundo, cosechado 13 Oscar y lograr inaugurar todo un Festival de Cannes), la empresa entró en una crisis por allá el 2005 y tras largas negociaciones,
Disney compró a PIXAR por más de 5.000 millones de euros, situando a John Lasseter (el gran gurú de todo esto) como el director creativo de Disney y PIXAR.

Mientras en Hollywood hay crisis de ideas, se adaptan libros, cómicos, se ruedan remakes y precuelas, comedias románticas y cine prefabricado, PIXAR desarrolla el gran cinema de Hollywood contemporáneo. Y se sitúa entre lo mejor del cine estadounidense (junto a Mallick, Fincher, Shyamalan, Scorsese, Spielberg, Aronosfky y pocos más).

PIXAR es narración, es magia, es luz, es color, es cine puro, es arte.


2 comentarios:

  1. Siempre nos quedará Pixar

    ResponderEliminar
  2. Qué más puedo desir?? No hay que desir nada más.
    I LOVE PIXAR.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...